sábado, octubre 02, 2004

Sabritas, 100 por ciento gringas

Globalizas o globalizas

Mira a todo el mundo
comiendo sus Sabritas
son las papas fresquecitas
las papas con sabor sin igual,
sensacional.
Ricas doraditas,
crujientes saladitas,
las papas de Sabritas
se comen con placer sin igual
y sin parar.
A que no puedes comer solo una,
a que no puedes comer solo una,
Sabritas papas Sabritas,
a que no puedes comer solo una


El jingle fue popular en la década de los setentas y era un llamado a comer botanas, que en mi caso, no era común cuando niño, era si acaso, un gusto dominguero o finsemanal que invariablemente estaba asociado con una visita a la tienda de "doña Lencha" con mi abuelo, que a su vez traía algunas copas o cervezas de más, cervezas es lo correcto.



Admito que era un verdadero placer seleccionar, o Ruffles o Sabritas, mis preferidos eran los Ruffles, que la bolsa, muy pequeña respecto a los megatamaños que ha obligado la mercadotecnia de hoy en día, era de un azul que me llamaba la atención.

Después los productos de Sabritas fueron muy comunes para mí, tomando en cuenta que en casa se mantuvo una tienda de la cual fui "empleado de confianza".

El caso, es que a raíz de ese detalle, la mercadotecnia "empírica" fue una materia que veía pasar día a día, en el cambio mínimo de una envoltura, en los nombres de empresas que aparecían como fabricantes de los productos, en los nuevos sabores y en la presentación u ofertas a nosotros, los pequeños expendedores.

Vi la expansión de Barcel a principios de los ochentas y a su vez la de Ricolino en la zona del Golfo, como brazo salado y dulce de la empresa Bimbo, vi cuando Sabritas se sacó de la manga a Sonric's y su desagradable mascota, el maguito del mismo nombre en 1986.

Fui testigo del discreto cambio de la cara sonriente de Sabritas y cuando abiertamente se declararon propiedad de la trasnacional Pepsico Inc, dueños de la Pepsi Cola, de los cambios de colores, de cómo multiplicaron los productos con nombres extraños como "Crujitos", "Cheetos", "Nachos", "Pizzerolas", lejanos a los conocidos "Ruffles", "Doritos", "Fritos" y "Sabritones".

Todo desde un mostrador y curioseando atentamente en los empaques, en los colores y en lo que los niños poco entienden, la despiadada competencia que existe entre las empresas de botanas y refrescos.



(También fui, como muchos, testigo de la campaña publicitaria a principio de los noventa que puso al cantante puertorriqueño Luis Miguel enamorar a una papa -para aborrecerlo- y a la asquerosa promoción que mezcló las frituras con la fe de la gente durante una de las visitas del papa Juan Pablo II a México)

Sabritas, de acuerdo con su página institucional, nació hace 63 años ideada por el señor Pedro Marcos Noriega, quien comenzó en negocio de las frituras, saladas y dulces.

La empresa, con nombre sustraído de la combinación "sabrosas botanitas" dejó de ser, estrictamente mexicana cuando Pepsico la compró en 1966, y se mantuvo como Sabritas pese a que la tendencia fuera llamarse Frito Lay, como sus hermanas del norte.

Hasta hace poco, Sabritas se hacía llamar una empresa 100 por ciento mexicana, y hoy sentí una sensación desagradable al ver que las papas fritas que comía, a propósito de acompañar a una cuba, eran importadas de Estados Unidos.

El vicio de ver marcas y textos de las bolsas y envases ha disminuido a razón de la multiplicación de productos, pero fue decepcionante, por razones que desconozco, saber que estaba comiendo unas Sabritas gringas.



Me pregunté, si, como decenas de empresas lo hacen, Frito Lay, Pepsico o la misma Sabritas, envían dotación de frituras a los soldados estaodunidenses que invaden diversos territorios en el mundo, pensé por un momento, que quizás la Sabritas "mexicana" hace raciones para los gringos también y para las empresas que distribuyen alimentos a los miembros del US Army. No había razón para pensarlo, pero... la cuba, el nacionalismo, acaba de terminar septiembre, la nostalgia de adquirir unas Sabritas con dinero de mi abuelo... qué se yo.

Dura conclusión la que debo tener y admitir para aceptar la globalización insensible y la invasión de productos gringos. Quizás en el futuro, no muy lejano, los refrescos Pascual estén fabricados también en Estados Unidos... o los Jarritos.

6 comentarios:

mirniuxx dijo...

vine a dar a tu blog buscando que significada la palabra sabritas, por simple curiosidad, tambien pensaba q eran mexicanas hasta que un amigo me dijo q en otras partes del mundo la conocen como lays...

bueno.. solo era para ver hasta donde llega nuestra curiosidad.. saludos

yahir dijo...

oooooooooooooooooooooorale, si ke estamos dañados cuando nos ponemos a discutir (en este caso leer arduamente; cuando no acabo de leer mis temas para examen del dia de mañana) en lo ke una empresa nacional termino siendo, y augurar malos aires sobre los jarritos, eso si seria mal plan, pero pues la globalizacion es la globalizacion, asi ke hay ke ponernos la pilas y rescatar nuestro pais antes de ke el monigote del cereal maizoro traiga una barba blanca de chivo y un sombrero de mago con rayitas azules y blancas y diga ke nos necesita...
un gusto leerlos y un saludo a todos los ke lean esto XD

Anónimo dijo...

yo digo ke nos estas chamakeando pk la informacion no esta completa en la imagen dice hecho en eu cuando la clave 06 y no se ke mas importado dice mas abajo donde ya no salee Farza eres farza


y esto lo vi checando una che bolsa

locolounge dijo...

que interesante está tu blog... yo tenía el mismo vicio de niño, pero igual que tú, lo perdi con el paso de la mercadotecnía, en fin, aun tenía mi duda si sabritas era mexicana o no, que triste!

Anónimo dijo...

Definitiva e incongruentemente "Sabritas" es propiedad de Extrangeros, es una de las hijas mexicanas del magnate de las garnachas Pepsico, que dicen q ue en los 60´s invirtieron en Sabritas S.A. de C.V., más la palabra no seria "invirtieron" seria, "adquirieron" dejando solo el nombre de PEDRO MARCOS NORIEGA en el olvido, con billete, pero en el olvido, sobre lo de la bolsa, hay plantas productoras en varios estados de la república, y una en estados unidos una en centroamerica y otra en sudamerica todas con el sello (oculto) de FRITO LAY, que desagradable, pero bueno, asi es el mundo no solo de la mercadotecnia, si no el de los bussiness, crea una empresa que haga ruido, que guste, que tenga algo "vendible 100%" y después vndela a una empresa gringa que te pague una par de millones de dolares por ella y despues veas a tu empresa explotar todo su potencial ganando miles de millones alrededor del mundo. en fin.

Anónimo dijo...

Yo he comprado Lays en otros lugares y de hecho saben mejor.

Como siempre, lo peor es para el 2o o 3er mundo