miércoles, octubre 20, 2004

La corrupción que no ve Creel

El secretario de Gobernación Santiago Creel tuvo respuestas al video donde se evidencia que el ex presidente Carlos Salinas está involucrado en los ataques al jefe de gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador.


Santiago Creel Miranda, secretario de Gobernación

Pero fuera de la polémica de cómo, tanto el gobierno federal como el del Distrito Federal, manejan a los medios para embarrarse la cara con lodo, Creel hace evidente algo por lo cual, los mexicanos hemos visto la corrupción en un político perredista, pero hemos dejado pasar la de cientos de políticos panistas y priistas

En conferencia de prensa, Santiago Creel dice: ninguna acusación que ha salido de allí ha sido probada, y por el contrario los actos de corrupción "los hemos visto todos en televisión".

La clave está en la frase "lo hemos visto todos en televisión".

Efectivamente, a través de la videograbación, Carlos Ahumada pudo comprobar que el dinero de un particular se pasaba por montones al de un político que en ese momento ni era empleado de gobierno alguno, ni era asambleista. Ahumada aprovechó la ingenuidad de los perredistas, incluida su amante Rosario Robles para hacerse de un gran negocio que podría remunerarle aun mayores beneficios. Eso evidencian los videos.

El problema para Creel es que la corrupción " que hemos visto todos en televisión" es un caso mínimo dentro de la acostumbrada corrupción entre los gobernantes mexicanos. Los grandes casos de corrupción no se presentan en televisión sino que permanecen en decenas de documentos que difícilmente será atractivo para los televidentes leer en los diarios o en los mismos papeles.

Hace una comparación el sitio Política Americana, que en el caso Ahumada, por los trabajos no realizados donde se involucran 3 millones de dólares es poco comparado por los 110 millones que fueron transferidos de la paraestatal petrolera (Pemex) a la campaña presidencial del PRI en el 2000 (en la cual perdió Francisco Labastida) o con los 9 millones de dólares que los investigadores afirman que fueron trasladados ilegalmente de Amigos de Fox a la "exitosa campaña" del ahora presidente mexicano.

Ahí no hubo videos, pero, en la escala de lo más pequeño, el video reproduce imágenes del corrupto Bejarano que se embolsaba unos 400 mil pesos, parte de una entrega de unos 2 millones de pesos.

El video de "lo que hemos visto todos en televisión" es una muestra mínima de la corrupción en México, pero para Santiago Creel es fundamental mantener una pelea entre los gobiernos federal y capitalino.

Fox, Creel y otros funcionarios a nivel federal no pueden evitar el "sospechosismo" y una alianza con el priismo más concentrado que pretende regresar al poder.

Creel cuestiona unos videos grabados por Ahumada, pero no se pregunta quién los comenzó a filtrar, tampoco le interesó la procedencia de las llamadas espiadas contra perredistas, no le interesa tampoco saber por qué funcionarios del CISEN y el Ministerio Público Federal se reunieron días antes de los videoescándalos con Carlos Ahumada y con Diego Fernández de Cevallos.

Creel no se pregunta por qué el senador Fernández se jactó de ser el defensor de Ahumada, sabiéndose que el panista es acérrimo enemigo de López Obrador.

El caso Bejarano, que "hemos visto todos en televisión" sigue siendo la imagen soñada que el mexicano tiene del político corrupto, pero estrictamente estaba haciendo en menor escala lo que todos los políticos no videograbados han hecho, recibir dinero de un particular para una campaña electoral o partidista.

A Creel le preocupa y le molesta saber que tiene pocas explicaciones a los medios sobre lo que ocurre en el fondo de la pelea entre AMLO y el gobierno federal, pero sabe qué es lo que impacta a una población que tiene a la TV a su principal medio de información.

1 comentario:

Ramiro dijo...

asi debe de ser que los bloggers esten escribiendo my seguido