jueves, septiembre 30, 2004

La presidencia del doctor Simi

La misma política, pero más barata

Se me ocurrió, como en múltiples ocasiones, una idea para garabatear. El país se presta a las mil maravillas.

Si Vicente Fox cambió el escudo y dejó una águila mocha, qué sería si la presidencia fuera ganada en el 2006 por Víctor González Torres. El resultado es este.



Un peluche, eso sería con una presidencia de peluche, igual al doctor Simi, la enorme botarga que nos muestra la imagen bonachona de un médico bailarín.

El caso del doctor Simi, cuya figura inevitablemente me habla de una persona que padece diabetes, alta presión, problemas cardiovasculares, quizás alta de colesterol y hemorroides, es simpatiquísimo en México y es, según la visión de los publicista, la imagen de salud que hay que dar al país.

Siguendo la norma establecida por Fox, Víctor González Torres (1 de julio de 1947) empezó a comprar su candidatura desde hace unos nueve años, cuando comenzó la promoción de sus empresas y se ha incrementado conforme se le han ocurrido algunas ideas descabelladas, como alcanzar la presidencia, por ejemplo.

A dos años de las elecciones generales, el dr. Simi, como se hace llamar González Torres, vende su imagen en los horarios baratos de todos los canales abiertos, se rodea de actrices intrascendentes que lucen más el cuerpo que el talento y contrata a reporteros para que le hagan entrevistas cálidas y humanas.

Con problemas de habla, pero siempre en la línea de ir primero a favor de los pobres, el precandidato (no se le puede negar su posición), hace sus propias encuestas en las farmacias de su propiedad, publica los "resultados" en revistas y diarios, y tira al viento sus retos que nadie toma en cuenta.

Además, González Torres luce con su séquito de modelos por toda América, hace especiales de su estancia y apertura de farmacias en Argentina, Brasil, Guatemala, Cuba, y se ha aliado a personajes como Rigoberta Menchú Tum.

En su haber, como empresario, el "dr Simi" tiene creadas las siguientes empresas Plásticos Farmacéuticos (1987), Fundación Best, con el modelo Unidos Para Ayudar (1994), Movimiento Nacional Anticorrupción-MNA (1996), Farmacias Similares (1997), Transportes Farmacéuticos Similares (1999), Grupo Por Un País Mejor (1999), Asociación de Médicos Mexicanos en Defensa de la Salud y la Economía Familiar (2000), Simimex (2002), Fundación Niños de Eugenia (2002), Fundación Mexicana en Defensa de los Seres Vivos (2002).

El éxito empresarial sin embargo, no garantiza el éxito, digamos que la política sería la misma, pero más barata, y sumemos a ellos el apellido González Torres con el Partido Verde Ecologista de México (en este momento brilló el cielo y segundos después sonó el trueno).


Víctor González y el dr. Simi (jugando a ser presidente),
el parecido es asombroso


Víctor González Torres es hermano de Jorge González Torres, fundador del PVEM gracias a los favores de Carlos Salinas de Gortari que sabía bien que dividido el voto, el Partido Revolucionario Institucional sería el ganón, y a su vez, tío del Jorge Emilio González Torres, el "Niño Verde", conocido junior actual líder del verde y recordado por sus geniales apariciones en videos en la Cámara de Diputados donde se muestra a punto del llanto por el nerviosismo y por la petición de 2 millones de dólares en una cinta grabada en Cancún, "“¿La utilidad sería de 27 millones de dólares?... ¿Y cuánto dinero nos va a tocar?... ¿no cuántos, por eso, pero a mi cuánto me tocan, dos... seguro que dos... dos... ah ok... ya entendí... dos?".

El Partido Verde o el partido "muerde" como lo llaman algunos cariñosamente, es aquella institución que llamaba a no votar por un político, sino por un ecologista, y años después, se convirtió en la tablita salvadora del PRI, que por décadas estuvo chingando al país... perdón... no quise decir estuvo chingando, sino quise decir le partió la madre.

"¿Seguro que dos?".

Ahi la lleva el doctor Simi, emparentado con la franquicia partidista conocida por su ecologismo, o mejor dicho, conocida por no promover el ecologismo, de la cual Víctor González Torres dice, no tener nada que ver (ajá, dice mi otro yo).

En espera de que se abra una puerta constitucional para que Simi entre a las elecciones como un candidato sin partido, porque quién lo querría entre sus filas, yo me quedo sonriendo frente al aguila de peluche que nos identificaría si gana González Torres y todas las botargas del médico bonachón, bailarín y risueño.

martes, septiembre 28, 2004

Los astros me hacen enojar

Los farsantes al ataque

Es irritante al extremo ver como el desconocimiento abunda y se extiende, es peor cuando se lucra premeditadamente con un desconocimiento mayor.

La gente se engaña con los horóscopos en forma ingenua, lee ávidamente de Aries a Piscis las columnas llenas de enunciados vagos nacidos en un equivocada ciencia que remunera millonarias sumas, hoy más que nunca.



"Giovanita", Walter Mercado y Madame Sassú

Giovanna, Walter Mercado, Madame Sassú, Amira, Kala Ruiz, Esteban Mayo, Julia Palacios y otra serie de farsantes se hinchan la cartera sabiendo que los astros no predicen ningún futuro, sino que están ahi mostrándonos un pasado distante que viaja a la velocidad de la luz.

Estos personajes saben que no hay figuras reales que infuyen en la vida de las personas y que además las constelaciones no están en un plano. Y aun así, promueven el engaño.

Hablan de energía positiva y negativa, le dicen a sus creyentes, siempre con dinero de por medio, frases no de lo que va a pasar, sino enredando el lenguaje para explicarles lo que tienen que hacer, argumentando que están como medios, que no pueden decir el futuro.


Kala Ruiz, Amira y Julia Palacios

Lo inconcebible es que, con una presunta buena intención, engañando, esta gente se hace de fama, cobra por columnas en revistas o diarios, y por su participación en radio y televisión.

Giovanna, una de las astrólogas más conocidas gracias a la compra de espacios publicitarios en revistas rosas y programas de farándula, dice para este 28 de septiempre lo siguiente: "¿Que si tienes capacidades? por supuesto que las tienes. Ahora es el momento de demostrarlas a los demás. Ganarás por medio de supeditarte a los otros. No es momento para imponer tu mando Pide tu carta astral y recibe gratis tu predicción anual. Ahora es mas fácil. Puedes pedirla telefónicamente pagando con tu tarjeta de crédito las 24 horas, los 365 días del año." No me dijo el futuro, pero sí cómo gastar el dinero.

Pero vamos a otro, dice el extraño esperpento Walter Mercado a través de Terra: "Discusión por herencia que te hará reflexionar. Valorarás más a tu familia al compararlas con otras. Unión y alegrías en pareja. Te sentirás lleno de bendiciones después de un día fuerte de trabajo", como el anterior no me dice mi futuro y son del mismo día.

Otras opciones cuestan unos 35 pesos por minuto (unos 3 dólares) a través del teléfono y el resultado será, lo puedo adivinar, igual.

Carl Sagan, explicó como pocos la falsedad de la astrología en el capítulo III de su libro Cosmos, "La armonía de los mundos".

Solo un científico serio podía hacerlo asi: el obstetra tiene más influencia sobre el recién nacido que Marte, mucha más que cualquier estrella distante, ¿es acaso la misma vida la de los gemelos o triates cuando los planetas y las estrellas se encuentran en una misma ubicación en el plano celeste al momento de nacer? (sabemos que las estrellas de una constelación las vemos desde una perspectiva, pero desde otro punto en el cosmos, esa constelación no "diría" nada).

Los "astrólogos" se basan en supuestos documentos que no tienen información de planetas descubiertos en el siglo XX, Los astrólogos mienten, lo saben y se aprovechan de la fe ciega de la gente.


Claudio Tolomeo y Carl Sagan explicando cómo Eratóstenes
descubrió la curvatura de la Tierra


Sagan fue contundente, los astrólogos no toman en cuenta la refracción natural de la atmósfera que "desubica" las estrellas, y mas, el astrónomo neoyorquino evidenció que los llamados astrólogos de hoy, ni siquiera conocen las bases que puso Claudio Tolomeo para esta materia.

"La astronomía es una ciencia: el estudio del universo como tal. La astrología es una seudociencia; una pretensión, a faltas de pruebas contundentes, de que los demás planetas influyen en nuestras vidas cotidianas. En tiempos de Tolomeo la distinción entre astronomía y astrología no era clara. Hoy sí lo es", dijo.

Qué me hace escribir sobre algo que ya sabemos y qué coloca como tema trascendente algo banal lleno de estafadores como Giovannitas, Walteres o Madames Sassú, el inconcebible desconocimiento de la encargada de los horóscopos Kala Ruiz de la revista TV Notas (caso patético del pseudoperiodismo) que me dice que si me siento mal, es consecuencia del cometa Otatis.


El desconocimiento en las páginas del TV Notas 412

Si la encargada de estos textos (que cobra 30 pesos el minuto por teléfono, según su página) se hubiera preocupado en investigar, ya no en libros de astronomía, pero en las últimas notas de los diarios, se habría dado cuenta que el cuerpo celeste que se acerca a la tierra no es Otatis, sino Toutatis, y que no es un cometa, sino un asteroide, objetos completamente diferentes.

Es irritante el desconocimiento de la población que acude a estos farsantes, pero son más irritante los astrólogos que sabiendo que practican la mentiran lucran con ella.




domingo, septiembre 26, 2004

viernes, septiembre 24, 2004

El periódico humorístico La Crónica de hoy

El ser objetivo es una de las tareas más difíciles de conseguir para un periodista, siempre hay conciencia, preferencias, gustos, simpatía, odios, prejuicios, discrepancias y molestias.

Sin embargo, el periodista sale bien librado cuando puede cerrar los ojos, abrirlos nuevamente, y escribir exactamente lo que vio, lo que oyó, lo que está escrito en su libreta, cuando reflexiona y puede darse cuenta que en la noticia, el menos importante es él mismo, que a nadie interesa su opinión, su consideración, sus odios, sus amores, e incluso, el impacto que puede causar al liberar la nota.

Cuando una fuente tira el señuelo, simplemente se esquiva, no se traga, se pasa de largo y se informa, se busca otra cosa, algo mejor, el dato perdido, datos, no evaluaciones inmediatas, no la crítica repetida a costa de lo mismo, no se puede imponer a los lectores un diálogo estéril, no se le dan buenas armas al lector para decidir, no se debe manipular.

Es cruel el editor que enfoca sus armas en un blanco dañado, es peor el que manda a sus reporteros a buscar basura, es indigno para el reportero hacerlo.

Hace unos ocho años, nació el periódico "La Crónica de hoy", y desde aquel lanzamiento se dijo, "es de Salinas". Estigmatizado, no ha trascendido.



Nadie duda del profesionalismo de muchos de los trabajadores del diario, sin embargo, la línea editorial vuela en una sola dirección y se ha enredado en sus propias consideraciones, en sus mismos textos, ha sobreexplotado una veta, no extrayendo información útil, sino críticas que no van a ningún lado, consideraciones que todos suponen y que cansan y dan risa.

Crónica se ha cargado, en forma casi risible en contra de Andrés Manuel López Obrador, el blanco preferido que también juega al aburrido pingpong sin propósito. El diario ya no informa.

El periódico rebusca los temas que pueden "afectar" al jefe de gobierno capitalino, a veces tropieza con una buena mina de datos y la olvida para ocuparse de las discrepancias recurrentes, pan de cada día, del tabasqueño.

El editor de Crónica usa una aguja para "lastimar" a AMLO y en su Esquina, pretende hacer un sesudo análisis con preguntas sobre el tema del día, puede haber unos 10 temas más importantes pero el preferido es el funcionario.

Incluso, la línea editorial, no es necesario estar dentro del diario para saberlo, indica que hay que llamarlo, con una intención despectiva, "López", asi, como si fuera el único López, de hecho lo han convertido en su López.

El diario, vive para AMLO, le da las ocho columnas ante cualquier amago, todo lo que le pueda afectar es la principal, el diario se ha vuelto antilopezobrador. Para un espectador ajeno, una sesión en la mesa de redacción debe ser casi humorística, viendo, escudriñando por dónde le van a pegar al perredista, con los viejitos que se desmayan en los mítines, con alguna manifestación que no fue retenida a golpes por la policía capitalina, por las discrepancias en las declaraciones de AMLO y su equipo, por algún detalle ostentoso de Nico, por las goteras o algún accidente en el segundo piso del periférico, porque el funcionario le dio una palmadita al reportero de Crónica, porque... mil razones más.

No extraña que los fundamentos periodísticos de repente vaguen en Crónica, su dueño es Jorge Kahwagi Gastine, padre del empresario-boxeador-legislador-periodista-exbigbrother, Jorge Kahwagi Macari, quien realiza labores de "director general corporativo".



Qué espera el lector de este diario, qué le puede dar si la base coincide con una agrupación política desprestigiada que sobrevive del erario público como es el Partido Verde Ecologista de México, hermanado con el Partido Revolucionario Institucional, organización que a costa de los mexicanos se volvió la más grande agencia de colocaciones del mundo.

Hay razones de peso para el diario Crónica para seguir haciendo el papel de bufón del periodismo, pese al profesionalismo de sus periodistas. Su compromiso se cumple, no puede acusarse de que no es un medio íntegro en sus convicciones, leal con sus principios, no se le puede llamar incoherente.

Pero quién cree en Crónica, quién lo quiere comprar, quién quiere seguir leyendo el siguiente chiste contra una figura, quién desea el mismo chiste de ayer, de antes de ayer, de la semana pasada, del ultimo mes.

Crónica se ha vuelto un excelente periódico humorístico, se lee en las notas, en las opiniones que pretenden hacer un chiste, en la esquina que pregunta donde no debe preguntar. Las preguntas se hacen en las entrevistas, a la fuente, no en toritos dirigidos al lector.

miércoles, septiembre 22, 2004

Trevi, una inversión

El gran negocio

Las cabezas de la televisión saben bien lo que hacen, tienen diseñados a largo plazo esquemas para alcanzar objetivos, metas que a veces coinciden con la vida política del país, siempre pensando en un negocio, un gran negocio, sean buenas o malas las producciones que se pueden ver en la pantalla.

Los empresarios saben bien a quiénes contratar, saben qué es lo que vende, sueltan altos presupuestos para comprar el trabajo de un locutor dicharachero, un rostro bonito, algunos personajes que tienen facilidad para el chisme, hombres y mujeres que desaparecen ante un gran escándalo y de repente reaparecen, y saben firmar los acuerdos correctos en el otro gran mercado que es el deporte.

En momentos que el país tiene una crisis de credibilidad, cuando los informes de gobierno tiene peso ínfimo, cuando las figuras políticas viven en el desprestigio, y hay una pelea verbal entre gobernantes que fastidia a los mexicanos, la televisión es la gran salvadora, es el bálsamo que siempre estará listo para desviar la atención y hacer de lo frívolo, el tema central que apaga cualquier acción, cualquier reclamo, cualquier reflexión.

En cinco años, el caso Gloria Trevi fue la tablita de salvación en los contínuos graves momentos que vive México.



Trevi, es uno de esos casos que la televisión, que los empresarios de la televisión han comprado para revender, hoy más que en el último lustro, la pelea entre empresas, dentro de los márgenes que deja la ley, fue feroz para exprimir el último peso de la cantante que grita, a la que endiosan de creativa con dos o tres versos afortunados.

Televisa es la ganadora, la que está haciendo planes, no artísticos, no creativos, no de fomento cultural, sino financieros, calcula a futuro estados de resultados que den números negros en su inversión, en la cuenta contable asignada a Gloria Trevi.

La inversión inicial es barata, la televisora abre su señal durante siete horas, de las 17 a las 24 horas a la noticia, brinca del canal 2 del programa La Oreja al canal 9 en Con Todo, enlaza a la cantante con el principal noticiario del canal 2 (El Noticiario con Joaquín López Dóriga) para darle 10 minutos, una fortuna en valor comercial, además de darle otro lapso en Otro Rollo del canal 5.

¿Es información relevante?, no, ¿afecta al grueso de la población?, no, ¿Tiene algún beneficio un sector importante de la sociedad?, no, en el concepto estricto, no es noticia.

El descaro llega, cuando Trevi se vuelve el siguiente producto a explotar por parte de la televisora, cuando el reportero Alejandro Guzmán que la entrevista y que media con López Dóriga explica "estas son sus primeras palabras en exclusiva, en esta su casa, Televisa".

El televidente, desviado de su atención, se irá con la finta, pensará que es noticia que tiene una relevancia vital, pero Trevi ya habla de su manáger, de un nuevo disco, de su disquera, de sus planes, se preparan las entrevistas, todo está planeado con calculadora en mano.

Pese a una relevancia real, nunca casos tan graves como las muertas de Juárez o un análisis serio sobre por qué se puede o no desaforar a un funcionario, o un debate legislativo sobre el presupuesto abarcan siete horas contínuas de programación. Aquí solo había interés de negocio, business are business dicen los gringos.

La empresa que no gana en este caso, por razones comerciales, personales o por equivocación logística, fue TV Azteca, que aportó horas y horas en un trabajo que quiso defender detrás de la careta de "profesional".

No pudo ser más evidente la derrota en la afrenta empresarial que darle la voz a través del programa Ventaneando a quienes pudieran decir que la "noticia", es decir, la absolución de Trevi, fue injusta e indignante, con el remate de Patricia Chapoy diciendo "así es". No es un asunto artístico o informativo, casos como el del llamado "clan Trevi-Andrade" son el pan de cada día en el medio pero nadie los investiga, ni les interesa, se trató de un intento de rescatar de alguna forma lo que fue inversión en otro momento.

Obvio, TV Azteca apenas invirtió 45 minutos extras a su programación normal, no tuvo la exclusiva, simplemente cumplió con el televidente asiduo a esta información, como inversión, por esta vez, no le interesa el negocio, tanto que nadie dijo, "el juez, el gobernador, el presidente de la Corte debe renunciar", esta vez no hay intereses de peso, de pesos.

Televisa que invirtió y contrató e hizo planes, hizo la compra de una deuda y que hoy se lanza a recuperar, y por el otro, que invirtió y las cosas salieron mal por evidentes razones personales, TV Azteca, y que no podrá recuperar a no ser por insistir en revolcar el tema y que este encuadre en los planes financieros.

El perdedor nuevamente es el televidente, que se lleva cinco años de información inútil, que tiene una nueva razón para que su atención sea desviada y que, como muchas otras veces quedará en el espacio de la irreflexión. Porque los empresarios de la televisión no están preocupados por la situación económica de los televidentes, están atentos de sus finanzas y de mantenerse.

Con el rating asegurado, el negocio sigue en pie.



martes, septiembre 21, 2004

Los Beatles en Springfield


Barney Lennon, Apu Harrison, Skinner McCartney y Homero Starr

Decenas de películas, series de televisión, obras de teatro y dibujos animados, han hecho referencia a Los Cuatro de Liverpool, pero vale rescatar las realizadas por la serie de caricaturas con más tiempo en la televisión mundial misma que durante el primer semestre del 2003 llegó a su episodio 300.

The Beatles ha estado en boca de la comunidad de Springfield desde sus inicios en 1989, y particularmente ha influenciado a la familia Simpson, que encabeza el programa creado por Matt Groening.

Una a una las referencias se desgranan con evidente peso en las ideas, no solo de Groening, sino de los creativos de la serie, igual hablan con diálogos sacados de las canciones de los músicos británicos que vuelven la pantalla un homenaje a George Harrison, John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr.

Pero no vamos a hacer un recuento de todas las menciones del cuarteto de Liverpool, sino vamos a hacer un alto en tres capítulos que efectivamente sirvieron como homenaje a The Beatles.

Cada uno de estos tres episodios presentan a los sobrevivientes (en su momento) en apariciones estelares y sorpresivas, además de festivas.

Ringo

La primera aparición de un beatle fue en el capítulo "Pinceles con alma" (Brush with Greatness), catalogado como 7F18 y presentado a los televidentes el 11 de abril de 1991, donde el baterista Ringo Starr, quien tuvo una aparición primero pictórica y después "en persona".

Homero Simpson sufre por el sobrepeso y decide buscar sus viejo equipo de ejercicio, incluyendo pesas y artefactos elásticos, cuando descubre en el sótano varias pinturas realizadas por su esposa Marge.

Las pinturas están ordenadas inicialmente con imágenes familiares, pero de repente se percata que hay gran cantidad de retratos de Ringo Starr, lo que despierta los celos del protágonista de Los Simpson.

Tras comprender que se trata de un episodio juvenil de su esposa, en cual incluyó el envío de uno de los retratos al baterista antes de la desintegración del grupo, Homero deja pasar el rato, pero su hija Lisa recomienda a mamá Simpson que retome su carrera como pintora.

Marge lo hace y la trama central se basa en un retrato al viejo avaro Charles Montgomery Burns, pero la secundaria gira alrededor de Ringo Starr.

Coincidentemente con el episodio que vive Marge, el ex Beatle, en su mansión de Londres, responde una a una las cartas que le enviaron mientras perteneción al cuarteto de Liverpool.

Con la ayuda de un mayordomo que arroja sacos completos de cartas sobre su escritorio y en el piso de su estudio, Ringo rescata los mensajes de sus fans.

A una de ellas responde: "Querida Sally, en respuesta de tu carta enviada el 12 de diciembre de 1966, mi color favorito es el azul, mi nombre real es Richard. Gracias por la foto, eres una muchacha muy linda, te quiere Ringo. Postdata: Perdona la tardanza de mi respuesta".

Tras este pasaje descubre el cuadro de Marge, y mira divertido y asombrado el dibujo Ringo contesta a la carta de la señora Simpson: "Querida Marge, gracias por la fabulosa pintura de tu servidor. La colgué en mi pared. Eres toda una artista. En respuesta a tu pregunta, sí tenemos hamburguesas y papas fritas en Inglaterra, pero le llamamos papas a la francesa. Con cariño Ringo. Postdata: Perdona la tardanza de mi respuesta.

El desenlace se aleja del Beatle luego que Marge pinta la figura del señor Burns desnudo mostrando sus miserias.

George

La incursión de George Harrison
en la trama de Los Simpson es sin lugar a dudas un homenaje al cuarteto de Liverpool y el programa está plagado de apologías relacionadas con The Beatles.

Cabe mencionar que este episodio resulta único porque no tiene antecedentes y no hay respuestas finales a un acontecimiento de gran importancia para Homero Simpson, cuestión que hace notar Lisa al finalizar el programa.

En un bazar, al inicio del programa, catalogado como 9F21 y puesto al aire el 30 de septiembre de 1993 bajo el título de "El cuarteto de Homero" (Homer's Barbershop Quartet), Bart y Lisa encuentran entre los trebejos un disco de acetato que simula ser el álbum With The Beatles, pero en realidad se trata de Meet The Be Sharps, o Los Borbotones, como fue manejada para la serie retransmitida a Latinoamérica desde México.

La portada muestra por el orden de las imágenes que Homero es John Lennon, el profesor Seymour Skinner es George Harrison, Apu Nahasapeemapetilon es Paul McCartney y Barney Gumble es Ringo Starr.

Los niños intrigados preguntan a su padre qué significaba todo eso, a lo que el líder familiar comenzó una reseña nostálgica del evento ocurrido en 1983.

La historia de Los Borbotones es idéntica a la de The Beatles en el sentido que uno de los integrantes es sustituido ya conformado el grupo.

Mientras en los ingleses el baterista Peter Best abandona el grupo para ser sustituido por Ringo, en el episodio sale el Jefe Górgori o Chief Wiggum para ser suplido por Barney, quien es descubierto mientras busca un palillo en el piso del baño de la taverna de Moe.

En este punto hay que destacar que la taverna de Moe, es el primer lugar donde cantan los borbotones, y que en ese momento se llama la Caverna de Moe (Moe’s Cavern), en alusión obvia a The Cavern.

La historia fluye con los éxitos de Los Borbotones que simulan lugares que vivieron The Beatles, como su llegada al aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York y la sugerencia que hacen a Homero Simpson para ocultar que es casado, tal como lo hicieran a John Lennon.

De igual manera aparece la portada de Abbey Road titulada como "Más grandes que Jesús" (jocosa mención del problema de John con la prensa) y la contraportada del disco del "Sargento Pimienta".

Pero la relación con George Harrison ocurre en el momento que Los Borbotones van a recibir un Grammy por la exitosa carrera musical que tienen.

En un salón de fiestas, Homero aparece solo entre los invitados, y de repente aparece el requintista de The Beatles y se presenta, "Hola Homero, soy George Harrison".

Turbado, Homero exclama, "¡Oh Dios mío, oh Dios mío!, ¡¿dónde conseguiste ese pastelillo!?.

George contesta, "ahí, hay una montón de ellos", Homero se lanza sobre la pila de pasteles y satisface su apetito mientras George dice divertido, "ah, que tipo tan agradable".

El final del cuarteto de Springfield es similar al de The Beatles. Barney Gumble, o Barney Gómez cómo lo hacen aparecer en la versión mexicana, se enamora de una artista plástica japonesa, y juntos, piensan darle un rumbo diferente al grupo, situación que lleva a la confrontación del cuarteto y terminan por separarse. Tal como cuentan las versiones sobre Yoko Ono y John Lennon.

Las peripecias de Los Borbotones transcurren hasta que Homero Simpson termina de contar la historia a sus hijos ya dentro de su casa. A solas y nostálgico marca el teléfono de sus excompañeros.

El telefonema es para citarlos a un encuentro en la azotea de "La Caverna de Moe" donde hay otra referencia Beatle, en la cual todos portan la indumentaria del encuentro de los de Liverpool sobre el edificio de la empresa Apple en el final de la película documental Let it be.

Sobre la cantina de Moe, John aparece con las ropas de Ringo, Barney con las de John, Skinner con las de Paul y Apu con las de George.

Mientras cantan, Bebé a bordo (Baby on board), el tema más exitoso de Los Borbotones, George Harrison transita en su limusina frente al edificio y se detiene para decir "Esto ya se ha visto".

El fin del episodio marca también un recordatorio del final del cuarteto de Liverpool.

Paul

Paul McCartney hace su aparición en
el capítulo designado con la clave 3F03 titulado, "Lisa vegetariana" (Lisa the Vegetarian) y presentado en los Estados Unidos el 15 de octubre de 1995.

La trama involucra inteligentemente al más exitoso de Los Cuatro en una historia que paso a paso lleva a Lisa Simpson a conocer al bajista del cuarteto.

Lisa lucha contra la desesperada gula de la población de Springfiel hacia la carne, y en lucha interna por sobrellevar la diferencia conoce a Apu, el único personaje del pueblo que se ha declarado vegetariano, y que además, en una escena se declara "el quinto beatle".

La aparición de McCartney ocurre justo cuando el tendero indio le muestra el jardin que conserva en la azotea del Kwick E Mart (que así como le sirve para escapar de la sociedad, también lo ocupa para ver películas gratis del autocinema).

Mientras Lisa declara que quiere irse a casa, Paul aparece diciendo "Ella se va de casa (She’s leaving home)" ante el asombro de la niña saxofonista.

Entonces el bajista habla del vegetarianismo a la vez que presenta a su esposa
Linda. La escena apenas dura unos minutos y es rematada por un gag, de los más recordados de la serie.

Cuando Lisa se despide, Paul le pregunta, "¿te gustaría escuchar una melodía?". Ella contesta entusiasmada, "¡Por supuesto!", entonces McCartney dice, "¿Apu?", y el tendero saca de la nada un par de bongoes y canta "Sargeant Pepper's".

Dos minutos después, la serie concluye con el paseo de un cerdo volando al ritmo de "Tal Vez Estoy Sorprendido" (Maybe I'm Amazed), melodía que Paul hace nota que escuchada al revés tiene una receta para una sopa de lentejas.

Las otras referencias

Sobre las decenas de referencias habrá tiempo para hablar, puesto que los creativos dirigidos por Matt Groening no se cansan de ubicar situaciones que recuerdan a The Beatles, igual aparece una tumba con la inscripción de Paul McCartney que los viajes esotéricos de Lisa que simulan al Submarino Amarillo. Por ahora, basta recordar que en su momento, los tres sobrevivientes del cuarteto de Liverpool tuvieron la suficiente influencia para aparecer en la seria animada con mayor presencia en la televisión mundial, situación que los simpatizantes, tanto de The Beatles como de Los Simpson, agradecemos.

Artículo publicado originalmente en el sitio Los4.com

lunes, septiembre 20, 2004

El médico brujo

"Tu decías ven, pero no decías cuando"

Dos seres queridos vinieron muy sonrientes y acaloradas a darme, sin habérmelo ganado, una película en DVD, gracias mil, soy fan de las imágenes en movimiento y más cuando ellas me han marcado la memoria.



Quizás estas dos personas no sepan cuánto puedo disfrutar dos minutos vitales en una cinta que dura una hora con 25 minutos, no pueden adivinar la satisfacción de tener a la mano una pieza invaluable para mi, y como esto lo puedo asegurar, me deben ver como bicho raro cuanto veo entusiasmado un pedazo de la película, deben pensar que estoy loco.

A propósito de locos, la película en cuestión es "Dos fantasmas y una muchacha", producción de 1959 dirigida por Rogelio A. González, misma que es protagonizada por dos geniales actores cómicos, además de hermanos, Germán Valdés "Tin Tan" y Manuel "el Loco" Valdés.


El baile del médico brujo en el inicio

La película, quizás no sea tan buena como otras de "Tin Tán", pero se salva por la espectacular interpretación de "El Loco" del tema "El médico brujo", uno de los grandes momentos humorísticos de la cinematografía mexicana.



Travestido, de flamenco y de mandarín

El tema, atribuido al conocimiento popular, es interpretada por "El Loco" con la dirección musical de Sergio Guerrero y la infaltable orquesta de la sección de filarmónicas de la "STPC de la RM", agrupación que musicaliza un sinfín de cintas de la época de oro del cine mexicano.


De chavo bien y nazi

"El Loco" explotó hasta donde quiso el tema, tuvo ocho cambios de ropa durante la pieza, salió travestido, de caníbal o médico brujo, de flamenco, de oficial nazi, de mandarín, de delicado "pitoniso", de cosaco y de chavo de la época.

Parodia, con habilidad, al menos cinco tipos de baile y usa la improvisación para llenar el escenario como pocas veces lo hizo en su carrera cinematográfica siguiendo siempre la línea del humor.


Como cosaco y poeta griego

Con la coreografía dirigida por Ricardo Luna y con la dirección de vestuario de Armando Valdés, "El Loco" dio una cátedra de humor, además de salvar la cinta en la que compartió créditos con Ana Luisa Peluffo y, otro olvidado de las grandes marquesinas, Marcelo Chávez, el "Carnal Marcelo".

"El Loco" tiene con "El médico brujo" su momento cumbre en el cine y, por sobre los ahora risibles efectos especiales, espectaculares para la época, destaca la característica principal de su trabajo, una aparente locura, que más que eso, terminó siendo una muestra de su genialidad.


El grito del brujo al final de la escena

Hacia el final de la escena, después del grito de locura del actor, aparece Tin Tán y reclama "eso de actuar para usted mismo, creo que es una perfecta estupidez". Excelente remate para un clip histórico.

Ahora la película se integra a la colección y mi agradecimiento se duplica por el regalo.

sábado, septiembre 18, 2004

El mejor alcalde del mundo 2004

Andrés Manuel López Obrador, lo que menos tiene es el odio de la masa y por sus actividades, desde las revueltas en Tabasco, ha sido uno de los hombres más activos de la política dentro de la acción, del lado de la protesta, la manifestación y los señalamientos.



El caso, es que las repercusiones de su activismo, llámesele populismo (ahora tan denostado, y no antes cuando el mismo presidente Fox se hizo llamar populista, a propósito de ganar votos en su campaña en el 2000), lo han llevado a ser un blanco de amores y odios.

Sin embargo, pese a las molestias que causa en los círculos de la derecha mexicana, el conocido AMLO (con una preferencia en la intención del voto inusitada, que supera el 50%, según una encuesta publicada por el diario Reforma a días de el cuarto informe de gobierno del tabasqueño) ha sido tomado en cuenta para un tipo de concurso a través de internet que busca al mejor alcalde del mundo.



El sitio World Mayor, que llama a votar por el Alcalde del año 2004, tiene entre los candidatos a López Obrador, único mexicano de la lista, a lado de sus homólogos de ciudades como Casablanca, Río de Janeiro, Ottawa, Vancouver, Atlanta, Boston, Hiroshima, Beirut, Viena, Copenhague, París, Berlín, Atenas, Roma, Moscú, Barcelona y Londres, por mencionar algunas de las 49 ciudades finalistas.

Con un proceso de desafuero encima, por varios lados cuestionado por la intervención de figuras del gobierno federal y otros panistas, y con la preferencia electoral a dos años del cambio presidencial, López Obrador se anota otro tanto en su populismo, que influenció a los organizadores de World Mayor para incluirlo en la lista del mejor alcalde del 2004.

viernes, septiembre 17, 2004

Recordando un golazo

Aquel gol que anotaría Pelé

Pocos recuerdan en la larga vida de las cascaritas callejeras los malos ratos, que alguien les hicieron un túnel o que un contrincante le rompiera la cintura en un regate, pocos recuerdan en su papel de portero el haber quedado inmóviles viendo como la pelota viajaba sin girar en algún ángulo de la portería, y hay razónes de peso, es vergonzoso pensar en ellos. Por eso mejor recordamos nuestras "miniglorias", los golazos, la jugada de fantasía, la habilidad de nuestras piernas hace mucho tiempo.

Pasó en aquel tiempo, que era habitual salir al partido después de la comida, la tarea escolar y algún mandado doméstico.

Calle vuelta cancha de futbol, con una inclinación que impedía el control de la bola naranja de la marca Salver, la misma pelota que permitió esta hazaña.

Es cualquier día hábil de la semana, con un gol en contra recién anotado, y teniendo como regla el sacar desde la meta, me di a la tarea de poner en marcha el juego y enfrentar al primer contrario apenas a unos tres metros de mi portería, es como diría Angel Fernández, el juego del hombre, hombres, no había equipos, eran Alex, Jorge y Juan contra Mauricio y yo.



Muchos conocen bien las pelotas Salver, tienen dibujados los antiguos gajos de los balones de futbol, o los que aun tienen las de volibol, y hay dos opciones, unas naranjas y otras blancas, en realidad no hay diferencia más que de color, y que por cierto, posteriormente la Secretaria de Salud advirtió que eran fabricadas con material PVC, en algunos casos tóxico. No es nuestro caso que en múltiples ocasiones les sacamos el pivote con la boca para inflarlas o desinflarlas.

De mano izquierda hago girar la pelota para que dé un bote que llega a la rodilla, Alex se planta frente a mi, y de la nada le pego a la bola hacia arriba haciéndole un sombrerito, avanzo un par de pasos y resulta que, como en un deja vu, la escena se repite en una circunstancia similar, el bote vuelve a quedar a la altura de la rodilla y es Jorge quien sale al frente, y la situación es tan parecida a la recién vivida, que automáticamente el golpe a la Salver naranja sale por sobre su cabeza para volver a avanzar dos pasos más. Ya en este momento, era una proeza para festejar.

El tercero a enfrentar es Juan, la pelota da el mismo bote pero ahora resulta más difícil controlarla por el declive de la calle y porque Juan es más alto que Alex y Jorge, la pelota da dos botes y el contrario sabe cuál es la intención, porque ya picado, voy por el tercer sombrerito de la jugada.

Sobre el lado derecho, Mauricio observa la jugada , despeinado, sin camisa y sin pedir la pelota.

Es un día caluroso, como son todos los días cercanos al verano en el norte de Veracruz, aun cuando pasan de las cuatro el sol sigue pegando durísimo y haciendo sudar sin fin, gota tras gota.

Es evidente el momento en que paso del terreno soleado al sombreado que da la vieja guásima que invade la calle, atrás, en la parte iluminada y calurosa en extremo, me siguen sin correr Alex y Jorge que esperan un acierto de Juan que les permita quedar solos frente a la portería desprotegida.

Al segundo bote de la pelota me voy con una finta de Juan, va a engañarme que se comerá el tercer sombrero, pero en un momento duda, y finalmente ataca, en la primera finta le pude pegar a la bola, pero la jugada se extiende hasta el tercer bote en el que me animo a golpearle.

Como la situación cambió de las dos primeras escenas, el golpe de la pelota ya no es igual, la experiencia no puede repetirse tal cual y el calculo falla.

Estos partidos son curiosos, a veces una anotación ocurre no por el acierto del ofensivo o el error defensivo, sino por el grito salvador que dice "¡carro!", y que deja a la pelóta muerta y la escena en pausa mientras el auto sube o baja, o mientras suben o bajan. A veces ocurre que un auto no pasa por un gran rato, a veces pasan uno tras otro impidiendo la fluidez del juego, momento que algunos aprovechan para ir a tomar agua a su casa y parar así la inercia.

Alguna vez, un juego tuvo que terminar porque la pelota fue arrastrada por un autobús y la dejó rodando en el sentido contrario en el que transitaba un camión materialista aplastando y dejando ponchada de muerte a la bola.

Como el nuevo bote de la pelota resulta más difícil, el exceso de fuerza manda la esférica o más bien, un poco ovalada, mucho más allá de su cabeza y va a dar a las ramas de la guásima y Juan y yo quedamos en una ligera espera mientras vemos como entre tumbos, la pelota desciende ante la mirada de Jorge, Alex y Mauricio que levantan la cabeza siguiendo la jugada.

No fue un salto sorprendente, quizás si apenas fue un salto ligero, y ahora que lo pienso, quizás Juan brincó más que yo en forma inoportuna, y fue inoportuna porque en el brinco de ambos, quien le dio con la cabeza fui yo, y además de manera descompuesta, no fue un cabezazo rotundo y firme, no fue frentazo, el giro de mi testa fue adelantado, aunque en pleno brinco pero apenas suficiente para darle con la parte superior del cráneo, sólo una posible repetición lo confirmaría, pero no hay quien lo grabe, ni quien lo fotografíe.


El caso es este, yo salto después, y el cayó cuando yo, un poco por encima, alcanzo la pelota.

La actitud de Juan es de desconcierto y lo obliga a dar un paso difuso, sin convencerse hacia dónde dirigirse cuando la pelota ya toma un rumbo y yo me planto en el suelo sin perder de vista la pelota.

Estos juegos, tienen un chiste particular, que consiste en que las reglas, no son las ortodoxas para cualquier juego de futbol, por ejemplo, la pelota no puede entrar a la portería "de aire", tiene forzosamente que dar botes, otra regla es que se juega sin portero, y si se asigna uno, este no puede tocar la pelota con las manos, y si lo hace, invariablemente será penal a cobrarse a dos o tres pasos, lo que implica una seria amenaza para el rostro o un gol inevitable.

La sospecha de que las cosas no sean como lo quiero, me hace dar un paso hacia la pelota al momento que Juan busca la bola girando la cabeza hasta que finalmente la encuentra con la vista en camino franco a la portería.

Mi paso se detiene, nunca voy a alcanzar la pelota, ni Juan ni yo, y cuando quedo inmóvil mi adversario dio finalmente el paso correcto hacia la bola, pero entendió lo que yo, el gol era inevitable.

Con la ayuda de la inclinación de la calle, la pelota da un par de botes y cruza la línea de gol cercana al lado izquierdo, después se va más allá y hacia una banqueta sin detenerse mientras resignado alguno del equipo contrario va por ella.

El gol se añade al marcador y Mauricio y yo chocamos la palma derecha para festejar, quién hace tres sombreritos y anota de cabeza.

Una gloria perdida, cuál sería el marcador en ese momento, no lo recuerdo, quizás 14-11 o 18-16.

¡Señores... fue un golazo!

jueves, septiembre 16, 2004

El falso patriotismo televisivo

Moda con un moño tricolor

La celebración mexicana de la lucha independentista de 1810 es quizás la más festiva de las que se celebran en el mundo.




Llegado septiembre, el mexicano desempolva los motivos patrios, adquiere a como dé lugar una bandera de cualquier tamaño, y hace manifiesta su nacionalidad, los "viva México" están a flor de piel y no hay más mexicano que uno mismo.

En plena fiesta del 15, el mexicano agrega a esa motivo, los platillos regionales y la bebida ad hoc para el momento, tequila, mezcal y una "mexicanísima" cerveza.

Nadie duda tampoco, que las consecuencias del festejo, sean un puente que disminuye la productividad del país, algunos muertos, decenas de peleas familiares y varios males estomacales.

La fiesta, es aprovechada por las cadenas televisivas, para sacar un falso patriotismo y vender a manos llenas la publicidad que se enmarca en los "programas especiales" alrededor de la "independencia" y del tradicional grito presidencial.




La televisión arma un tinglado para su falso patriotismo y aprovecha para, además de invadir de comerciales de productos extranjeros, llenar los espacios musicales con promociones con fuerte interés de las cadenas.

Televisa, pone a las estrellas del momento a cuadro, y hace su fiesta con chicas que salieron de la nada, completamente desconocidas y ejerciendo una extraña profesión llamada "conducción". Labor que realiza también TV Azteca.



En su caso, la televisora de Chapultepec 18, puso a cantar por ejemplo a Alicia Villarreal, que aprovechó para cantar temas de su nuevo disco (nada patriota porque llama a las mujeres a combatir a los hombres), y en los avisos, la cadena ponía de fondo una pieza ranchera del puertorriqueño Luis Miguel, estrenada el mismo 15 de septiembre en el más indigno trato a los mexicanos que tuvieron que tragarse la pieza payoleada en todas las radiodifusoras.

TV Azteca no se queda atrás, invertidos miles de pesos, pero ganando millones, exprimió a los egresados de un concurso llamado La Academia, así como las decenas de cantantes desconocidos que promueve para hacer competencia a Televisa.

Televisa hizo un intento mínimo, aprovechando las concesiones que le regaló el gobienro, enlazó a una gran parte de sus repetidoras en diversas partes del país, pero no hizo más.



Ambos casos manifiestan una deshonestidad evidente, no hay una pizca de cultura en los festejos, pasan de largo las raíces y se remiten a dar al televidente moda vestida con un listón tricolor.

La fiesta sería honesta, real y atractiva, sin tener que conocer las opiniones de Paty Chapoy o Adal Ramones sobre el nacionalismo, están de más las voces chillonas de las chicas "llame ya" y que en algunos casos son extranjeras, y también está de más para el televidente que le metan a todo volumen los últimos hits del momento que nada tienen que ver con la celebración.

Es finalmente, opción del televidente seguir la manipulación, y hacer la elección inteligente de lo que quiere ver, incluso en los momentos que festeja "su independencia".

martes, septiembre 14, 2004

¿Es Bazar del Hogar el peor programa de la TV?

Veracruzano 100%



Los críticos de los medios hablan regularmente de los malos programas de televisión en función de su contenido, son comunes los señalamientos contra la violencia evidente, las balaceras, las discusiones familiares, también contra lo grotesco de algunos concursos, las emisiones que denigran hasta el últmo grado la dignidad de una persona, y por su puesto, los presuntos programas de humorismo que ofenden la inteligencia promedio del mexicano.

Para quienes hemos visto el programa Bazar del Hogar en forma casual, por morbo, esporádicamente o porque nos gusta sentir ese escalofrío que da la pena ajena, podemos pensar que esta emisión forma parte de esos malos programas, y que quizás, por su manufactura, es el peor del todos, pero que la ofensa que a veces causa, evidentemente no fue ni organizada ni premeditada.


La presentación del anfitrión incluye un tema que repite
infinitamente la frase "Bazar del hogar" cantada por
gente entrevistada en la calle


Como buen televidente, es bueno guardar algunas referencias de esta emisión transmitida por Televisa Veracruz (Telever) desde hace 15 años y producida, dirigida y conducida por Joe de Lara, un peculiar personaje que lo mismo es la máxima figura altruista, que reclutador de ancianas o bailador en fiestas del pueblo más perdido del estado. Una figura desaliñada, desatenta con los visitantes y distraido hacia la cámara.

Con la peor escenografía posible, la más barata sin duda, sin la organización de un jefe de piso que lleve un orden, Bazar del Hogar se transmite entre las más curiosas escenas donde una equivocación es siempre justificada con el argumento de la transmisión en vivo.



De Lara, en dos emisiones distintas, con la misma camisa e interrumpiendo
el programa con una llamada personal


Detrás de todos los actores, hay un tendedero con playeras, un lavadero, un patio de dimensiones limitadísimas donde los músicos se pelean espacio y una grada de madera sin división donde los asistentes pueden de un brinco tomar el micrófono o pasar corriendo frente a los anfitriones.

Es común en la emisión que una señora del público sea interrumpida en la parte más importante de su aportación y desaparezca del cuadro, o viceversa, que de la nada aparece una mujer en chanclas y shorts pidiendo ayuda para encontrar un familiar extraviado.

Bazar del Hogar, también tiene figuras con secciones "especiales", tiene a un "maestro Philippe" (Felipe Reyes) que entre problemas de dislexia da consejos de belleza, "buenos modales", "protocolo", "personalidad" y muestra a un público de escasos recursos cómo usar los cubiertos en una cena de gala.


La presentación de "Las Talibuenas" y la actuación de los payasos Pimpim y Pimpom

Está también la dupla de los payasos o antipayasos "Pimpim" y "Pimpom", que por más esfuerzos que hacen nunca terminan por dar una distracción infantil, pero sí recordarnos al payaso Krusty de Los Simpson.

Con ellos, Joe de Lara ha compartido el estrellato y ha tenido a su lado a co-conductores como Sumiko Mizuko, una señora obesa, morena y caderona que a veces cantaba y que desapareció de la emisión, fue sustituída por una chica llamada Támver o Tánver que hacía las veces de reportera turística y que a la vez fue desplazada por Leslie, otra joven, que procedía del grupo de bailarines que hacía comparsa en el regreso de cada comercial (grupo que fue bautizado como las "Talibuenas".

Otros de los participantes "estrellas" es una señora que da unas extrañas clases de gimnasia enmedio de saludos al público, besos a su mamá (el factor común es un leotardo al cual invariablemente le cuelga el cable del micrófono), un par de comentaristas deportivos que no pueden ocultar su acento jarocho y que brincan de un tema a otro sin definir conclusión, una maestra de corte y confección, un cocinero y un grupo de médicos que se hacen publicidad y que van desde homeópatas hasta dentistas.

Fue curioso ver el caso de un oncólogo que promovía una convención médica y terminó cantando con un guitarrista invitado.

Al programa también asisten un par de músicos de la tercera edad que declaman coplas y cantan piezas de la región, así como los invariables grupos musicales de corte tropical, la mayoría de ellos, pertenecientes al grueso de aficionados que amenizan fiestas en todo el estado y en ocasiones de más allá de las fronteras veracruzanas.

Sorprendente fue el caso de un cantante llamado Joao Carlos, presuntamente brasileño, que entonaba un extraño portugués en las canciones de Roberto Carlos, y que meses después lo descubrí, con la misma indumentaria, una desgastada chaqueta azul fosforescente y un pañuelo con la bandera de Brasil, en un vagón del Metro de la ciudad de México.

Alrededor de todo, hay un eje, un grupo de ancianas que celebran todo, aplauden todo, y que lo mismo bailan que cuentan sus vivencias y opiniones a medio programa (se hacen llamar "las muchachas de la UVA", unión de viejas argüenderas).


La UVA, parte fundamental del programa

El público participa constantemente durante el programa, aunque no estén a cuadro, por sobre las palabras de De Lara se oye permanentemente la discusión de señoras, los ruidos de niños y también es común que jóvenes que no pueden ocultar su capacidad mental participen activamente en la animación del show en una terapia sorprendente donde desarrollan actitudes desinhibidas.

Sobre sus invitados, el mismo De Lara dijo al diario veracruzano Notiver: “incorporé a la gente común y corriente al programa, los hice sentir que era de ellos, que eran actores de su propio comportamiento y resultó, la gente lo ha hecho suyo y sigue siendo de ellos, la gente tiene que participar, lo vemos en los Big Brothers, la gente tiene que participar, aqui damos riendo suelta a lo cotidiano, a lo que se esta viviendo, no pretendemos ser ni somos un reality show, pero es un programa fresco todos los días, no se oculta nada”.

En el sentido que los críticos de la televisión califican a un programa como "malo", Bazar del Hogar queda fuera, porque finalmente es un espacio donde lo mismo se pide sangre, se consigue una silla de rueda, se llama ayudar ancianos que se busca a los familiares perdidos (aunque al final el solicitante termine bailando una cumbia).

Malo, como tal, no lo es, ofensivo tampoco, quizás quepan otros calificativos como feo, inculto, curioso, chistoso y desordenado, además de causar una pena ajena que llama al morbo y a mantener sintonizada la televisión en el canal veracruzano.

El resultado es que, la convocatoria de De Lara, con eventos al aire libre en la más recóndita plaza es garantía de éxito, de lleno, y con patrocinio, que es lo que busca su televisora. El atractivo de Bazar del Hogar es inconcebible para quienes son aficionados a la pulcra pantalla que presentan canales como el 2 (Televisa) o el 13 (TV Azteca), o más allá, las señales internacionales de "prestigio", que por sobre los grandes escenarios llenos de detalles y "buen gusto", presentan los más infames contenidos.

Es "naco" dirán unos, es gacho dirán otros, otros asegurarán que no lo verían por nada del mundo, el caso es que, De Lara se da el lujo de calificar como bueno su trabajo y rematar con frases como esta: "porque yo hago las cosas bien hechas, yo no hago porquerías”.

Imágenes del programa transmitido de lunes a viernes de 11;30 a 14:00 por el canal 2 de Televisa Veracruz y por el sistema Sky en el canal 133 de 18:00 a 20:·30