sábado, noviembre 13, 2004

Qué le pasó a los alemanes

Presentan a Goleo VI, el hijo idiota del Willy inglés

Rumbo a la Copa del Mundo Alemania 2006, los anfitriones han dado unos tumbos que no entendemos los aficionados a los mundiales de futbol.


El logo oficial y su parodia

Primero fue un logotipo extrañísimo que contiene como centro el emblema del mundial Japón-Corea 2002, y ahora, es Goleo VI, una mascota clonada de Willy, el león inglés que representó al mundial celebrado en 1966.

¿Qué les ocurre a los diseñadores alemanes?


Willy inglés y el Willy alemán, perdón, Goleo VI

Cuándo salió a la luz el logo, una extraña formación de caritas sonrientes que rodean el logotipo del mundial 2002, los diseñadores reclamaron y materialmente se mofaron de la imagen simple y como sacada de la manga.

Ahora, con la mascota presentada en Leipzig, todos resultan sorprendidos de la poca creatividad al ver a un leon "remasterizado" que parece el hijo idiota de Willy.

En la historia de los mundiales hemos visto, desde 1966, figuras que destacan por su creatividad, pero también por su simplismo, por ahora recordemos a las mascotas.


Juanito 70, Tip y Tap y Mundialito

En 1970, surgió Juanito, mascota bien acogida por los mexicanos pero bastante simple, no por ello candorosa por la imagen infantil de gran sombrero. Ocho años después, al igual que hoy, apareció su clon argentino, Mundialito, un gauchito que era el Juanito argentino que tenía todas las características de la mascota mexicana: sombrero distintivo, imagen de niño, balón y uniforme de la selección.

Poco atractivos fueron los hermanos Tip y Tap en el primer mundial celebrado en Alemania.


Naranjito, Pique y Ciao

Para 1982, gran impacto causó Naranjito en España, que consiguió incluso hacerse de unos dibujos animados y representando un evento espectacular en todos sentidos.

Cuando se develó la mascota del Mundial México 86, los mexicanos retuvieron un poco la risa por la imagen alburera de un chile bigotón que finalmente fue festejado bajo el nombre de Pique, más razones para el albur y la mala leche, pero igual tuvo caricaturas, afiches al por mayor e incluso, un himno.

La creatividad decayó nuevamente con Ciao en Italia 90, una extraña figura formada por barras cuadriculadas que controlaban un balón, teniendo también en la cabeza, otro balón. Poco éxito tuvo el mono geométrico, quizás la razón fue la obligada relación con su patrocinador, la marca de productos fotográficos Fuji.


Striker, Footix y los Atmos

A punta de mercadotecnia, Striker logró la fama y aceptación entre los aficionados al futbol cuando llegó el desangelado Mundial EU 94. El perro bonachón tuvo su éxito y finalmente puede decirse que cumplió su papel.

El gallo Footix y los Atmos coreano-japoneses tuvieron un éxito relativo. El primero era una mascota enteramente para el mercado interno frances y los segundos eran unas figuras que parecía que habían sacado de la serie Dragon Ball.

Con la llegada de Goleo VI queda un vacío enorme entre quienes nos consideramos aficionados al buen futbol que se despliega en los mundiales.


Pelé, Will... Goleo, el kaiser Franz Beckenbauer y el balón Pillie

El león, imagen del tipo Plaza Sésamo y no es para menos, lo creó la empresa Jim Henson Company (Rana René, Beto y Enrique, Lucas Comegalletas, Abelardo), no llena las expectativas, pero más aun, el balón con el que juega Goleo, Pille es una broma de mal gusto con esa cara de carcajada en el cuero. No quiero imaginar la fuerza con la que lo pateará el portero que saque la pelota de su cabaña al ver la burla al fondo de las redes, si es que Adidas toma la decisión de usar ese diseño.

Y de qué se ríe el balón, a nadie le gusta que lo pateen.

La pregunta sigue siendo la misma ¿qué le pasó a los alemanes?.

Con un balón de risa y un logo simple, mal inician los subcampeones su copa del mundo y que no extrañe a nadie si, al ver a Willy moderno, los ingleses le ganan la final a los teutones 4 goles a 2.


Y para acabarla, Goleo imita a Cuauhtémoc Blanco

1 comentario:

eRRoR dijo...

Eso de las mascotas siempre ha sido para vender, yo incluso ni conocía a los del mundial del 2002. Genial análisis.