viernes, julio 18, 2008

En primera persona

Desde hace semanas estoy tentado a ver la película Wall·e, sin embargo, por una razón emocional 100%, me he resistido, aunque terminaré viéndola irremediablemente.

La razón tiene que ver con esa característica natural de los humanos, invariable a lo largo de la vida, la soledad.

No es que De Tocho tenga una vida de solitario o ermitaño, por el contrario, pocas veces en la vida ha tenido momentos de tanta compañía como ahora, sino que la representación de la soledad llevada a la pantalla siempre es impactante y desnuda a la razón sin concesiones.

Los personajes con las características de Wall·e siempre tienen ese golpe a la conciencia. Candorosos, curiosos, infantiles y perfectamente caracterizados, llevan sin duda a una lágrima a suspenderse de las pestañas.

No hay personaje que manifestando la soledad descarnada y la "inocencia" no desate ese brillar en los ojos.

Pasa con El Náufrago, El hombre de papel, King Kong, Pito Pérez, hasta el tabernero Moe, que desvelan el interior solitario del espectador. Aunque termine riendo.

Wall·e es de esos personajes (su antecedente Johnny 5 tuvo también su efecto, tanto como Herbie).

De Tocho debe admitir que el reflejo también es natural tomando en cuenta que se trata de un personaje solitario, bastante maltrecho, con actividad útil y curioso, que se encuentra además a una compañera inteligente y muuuy linda (esa historia me suena, me suena).

Con las reservas del caso, De Tocho anuncia que es un hecho, que la película tendrá un efecto y que desde que vio a Eve bailando At last de Diane Shuur y BB King, despertó un interés que en parte se volvió reto.

¿Quieres ir al cine Vivi?
Eve y Wall·e


----------------
Now playing: The Beatles - Because (1982 Stereo Remix)
via FoxyTunes

1 comentario:

VIVI dijo...

Pero por supuesto Amor, me encanta el cine y mas si es a tu lado... Besos Vivi