sábado, marzo 18, 2006

Hey *mister Robert Tubey and One Strike

"¡¡Zzzzumba la bola!!.... cuidado..."

Y con esta expresión del entrañable y extrañable Oscar "Rápido" Esquivel nos arrancamos diciendo además "¡Sopas perico!", los dejaron "out".

A qué viene esta sarta de expresiones beisboleras. Pues nada, que la pelota se puso más caliente que de costumbre y en cuestión de torneos, había que ver con "cierto respeto" ese World Baseball Classic que se realizó en Estados Unidos y algunas otras partes del mundo y que reclutó a lo más granado del orbe. Pero más, a que en plena tierra de carapálidas, negritos y amarillos se consumieron todas las hamburguesas, hotdogs y malteadas que había sin dejar que los gringos saborearan ni una chip. ¡Sopas! otra vez.


El gran Roger Clemens de EU dejando el campo en el quinto inning en el juego contra México.

Y lo peor para los anfitriones es que, además de ser eliminados por sus vecinos del sur, esos morenitos que ahora sí se ganaron el muro de las vergüenzas en la frontera, quedaron mirando como chinitos, perdón, mirando como los chinitos y los mulatos se disputarán la final que debieron ganar con todos esos millones y carteras hinchadas que no les permitieron correr, pichar ni batear.

La felicidad cubana y el pase al juego definitivo

Y la final será Cuba contra Japón... quién lo diría.

Los nipones de fiesta

¿Y si gana Cuba?... ¡wooooorale! expresaría "Brozo el payaso tenebroso". Pues a darle el trofeo con un dolor del tamaño de la Torre Sears chicaguense.

Triste debió ser para los orgullosos estadunidenses quedar fuera en su tierra y siendo un mundial, debe ser el equivalente a que Brasil no ganara la Copa del Mundo en 1950. Claro, sin maracanazo.

Quizás los vecinos del norte necesitaron de la ayuda del mismísimo "Federico Cantarranas" (aquel pelotero que se quizo casar con Luz María Nananina por teléfono, y cuya boda fue frustrada por José Candelario Trespatines), quizás menospreciaron el poder de los latinos y asiáticos y se quedaron como el Snoopy de las dos hamburguesas.

Este lunes (20 de marzo de 2006) se enfrentan la "hermana" república de Cuba contra el primo lejano imperio de Japón en una final inédita... y cómo no, como que es la primera del llamado guorld béisbol clásic.

Este blog apuesta, que al igual que ocurrió con la Copa del Mundo de futbol, este evento tendrá un peso mayúsculo en menos de cinco ediciones, y en una de ellas, México podría levantarse con el campeonato, aquí sí, ¿por qué no?

De Tocho invita las cuentas gmail si gana Cuba, que desde ahora pueden anotarse un triunfo mayúsculo, al menos sobre el orgullo del "cruel imperio capitalista". Si gana Japón, qué más da, está visto que de lado a lado, la pelota tiene una calidad unificada y los toletazos suenan igual o más fuertes que en las Ligas Mayores. Y sea el resultado que sea... atención con las palabras de Fidel, que si es diplomático evitará regodearse, porque estamos hablando de beisbol, no del poderío de la política de naciones.

En La Habana, celebran viendo la TV con un mojito de por medio

*Mr Robert Tubey and One Strike fue también un personaje de la Tremenda Corte.

1 comentario:

El Enigma dijo...

Es que se olvidan del dicho "No hay enemigo pequeño"...

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra