jueves, agosto 26, 2004

El misterioso caso de Globy y Fabulmán

Tras algunos héroes

Paseando por la internet, como a muchos les ocurre, me vino a la mente una de esas dudas perdidas que no terminamos por solucionar en algún momento de nuestras vidas, y como le ocurre al Santos de Jis y Trino, "estaba un día navegando por la red cuando..." se me ocurrió buscar a dos personajes que William Hanna y Joseph Barbera dieron a conocer gracias a sus dibujos animados. Globy y Fabulmán.

El primer caso, Globy, no era nuevo, algunas veces ya lo había buscado infructuosamente en internet y había topado con internautas que tenían la misma duda que yo, dónde estaba Globy, qué fue de él, por qué no había imágenes de esa extraña figura blanca con bigotes que emitía sonidos raros.

En un foro había dos preguntas sobre él, y en otro más les extrañaba que hablaran de caricaturas y dejaran pasar por alto la genial figura que se convertía en mil cosas.

Por fortuna, existe un sitio llamado The big cartoon database (www.bcdb.com) que tiene almacenada información sobre cientos de series animadas, con fichas e ilustraciones, he ahí el lugar al que agradezco haber reencontrado a Globy, o mejor dicho, a Shmoo, su nombre verdadero. Con esto, mi inquietud tuvo alivio y volví a sonreir discretamente al ver esa imagen alba de Globy.

Fabito y Dinamita

El caso Fabulmán es en este sentido similar, sólo que nunca lo había buscado.

A Fabulmán fue más fácil localizarlo, solo que mi búsqueda iba en el sentido de Dinamita, su fiel Perro Maravilla, quien por cierto, en el doblaje latinoamericano llamaba Fabito al héroe de capucha de halcón.

¿Pero cómo Google me iba a dar un buen resultado si mi búsqueda la realizaba por Fabulmán?... si lo hubiera hecho por Blue Falcon las cosas hubieran sido más fáciles, y así hubiera sido con Dinamita, si en lugar de buscar "Dinamita" ANd "perro maravilla" lo hubiera hecho simplemente como "Dynomutt".
Ya con la imagen frente, no me quedó más que sorber un poco de refresco acabarlo y pensar que si Dinamita estuviera cerca, estiraría su pata más allá de los cinco metros y me traería un poco más sin moverse de su lugar.

El caso final es que, mis dos interrogantes, sobre Globy y Fabulmán, quedaron saldadas y esa noche pude dormir tranquilamente como si hubiera encontrado un tesoro.

1 comentario:

Big John dijo...

Visted you blog and will check back again have a site related to babe ball n soccer , that you might be intrested in its all about,

babe ball n soccer

Well got to go, I will be back.