lunes, septiembre 04, 2006

Wow!... qué tristeza

Como otras mañanas, me desperté con noticias.

La de hoy es de esas que dejan comprimido el corazón y deprimido a uno.
Lo anuncia: "se murió el cazador de cocodrilos". Y De Tocho piensa con coraje, "le tenía que pasar", y digo, "tenía que ocurrir tarde o temprano". El cuate se extasiaba jugando con mambas, con cobras, con cocodrilos, con dragones de Komodo, con tarántulas.
Me dio coraje como cuando a alguien se le dice "te lo dije".
Steve Irwin pasó un poco más allá del personaje común de televisión. Como televidente, el "cazador de cocodrilos" era una persona que nos traía el miedo a sala, pero con la particularidad de que no nos pasaría nada. Podíamos tener las quijadas de un lagarto encima, y solo sentíamos miedo, pero nada pasaba y nos poníamos nerviosos y esperábamos con pavor el siguiente movimiento de la serpiente o el salto del insecto.
No era un personaje común. Transmitiendo ese sentimiento se encumbró como héroe particular de miles que, pese a las fobias, podíamos ver una hora o más la "cotidiana" actividad de agarrar víboras venenosas.
Irwin parodiando un ataque de cocodrilo en el avance de Dr. Dolittle 2 (video QT)

Pero no hay más aventuras. Una mantarraya, increíblemente, le dio un aguijonazo en el corazón.
¡Una mantarraya!.
De las mil posibilidades a las que se enfrentó tuvo que haber sido en esta, donde quizás no tomaba precauciones, porque no se requerían, en la que sucumbió a los efectos de la espiga que tienen en la cola las rayas. Vaya suerte.
Ni modo. De Tocho, el televidente, está triste, queda el consuelo de los videos y esa pasión y asombro que Steve Irwin transmitía al difundir su acercamiento con la naturaleza.

La naturaleza de Irwin por la muerte de un cocodrilo


2 comentarios:

Tere Chacon dijo...

Qué manera de trascender... su amor por la naturaleza podrá ser sentido por las próximas generaciones. El hombre cumplió su misión.

Anónimo dijo...

Steve Irwin de verdad amaba a los animales no humanos, se fue haciendo lo que le gustaba.

Ahora nuestro reto es ayudar a la conservación de los animales que tanto quería, que no sean cazados ni exterminados.

-
Carlos