viernes, enero 27, 2006

MALO vs Fecal, vaya guerra

Por años y también por un inusitado éxito del humor ramplón, a Andrés Manuel López Obrador le dicen "Peje", y nada ha pasado, nadie llora, nadie reclama, nadie se asusta, y aun, el ex jefe de gobierno capitalino, no aprovecha esto para que su figura crezca, aunque en sus mítines lo anuncien sin empacho como "el Peje" (ver definición en la página de la RAE).


Alguna vez comenté aquí mismo que no hay ni el más mínimo grado de simpatía entre la figura de AMLO y un pejelagarto. Fue una ocurrencia idiota nomás porque es de Tabasco. Pero hay más, hay quienes con toda la mala leche, en foros por ejemplo de El Universal, se refieren a Manuel Andrés López Obrador y se apoyan en ello para llamarle MALO, eso sí es ocurrente, mala leche, pero ocurrente.

Hay otros apodos que han venido muy bien, como aquel episodio cuando el Sub Marcos le dijo "Firulais" al entonces gobernador de Querétaro Ignacio Loyola por su servilismo y amenazas, como el apodo de "El Chueco" a Mario Villanueva tanto por su físico como por su forma de gobernar, aquellos dibujos de cara de rata de Arturo Montiel (y qué decir de cara de ratón de Salinas y la cara de idiota de Zedillo) o que me dicen de aquella pérdida absoluta de dignidad cuando Francisco Labastida, en pleno debate frente a Fox y Cárdenas dijo "(Fox) me ha dicho 'la vestida', 'chaparro', mandilón".

Pero, Peje realmente no es chistoso, es como decirle "solovino" a un perro... es poco ocurrente.
Ahora, hay en internet principalmente, la observación de que el acrónimo de Felipe Calderón es Fecal, y esa sí que es una notable ocurrencia. Es FElipe, CALderón, es Fecal, es como Jolopo, pero divertido.
No entiendo por qué los simpatizantes de Calderón se quejan de esa simpática observación si nunca los simpatizantes del Peje chillotearon por ese mote sin chiste, y más aun, aquello de "MALO".

Hay razón para decir que esta arista del "discurso" es muy baja, que no hay consistencia y que es frívolo y escatológico, pero son motes, son simples apodos como los hay en cualquier contienda, es cosa de forma, vaya. En planos serios, yo prefiero que se digan de apodos, a que regrese la historia de crímenes como aquellos 500 simpatizantes perredistas que murieron asesinados en el sexenio de Salinas o del mismo Colosio que no supo quién lo hizo mártir.

3 comentarios:

Un paseante casual dijo...

FECAL, esa forma de nombrar al candidote del PAN, la he escuchado muy frecuentemente de labios del doctor Ernesto Lamoglia en su programa de radio... no sé si de él sea la ocurrencia.
También recuerdo que el mismo Felipe muy al principio de su campaña dijo que quería ser conocido mejor como FeliPILLO... el inconsciente le traicionó.

Carlos Guerra dijo...

Me parece perfecto que tu estes con el AMLO (el peje, MALO, cagada como le quieras decir) pero no entiendo porque no les cabe a los mexicanos en la cabeza todo lo que se va a chingar AMLO al ser presidente... va a ayudar a los abuelitos, va a hacer segundos en todas las avenidas principales, entre otras de sus pendejadas que no han servido de mucho pero que si estan metiendo mas a Mexico en el hoyo..Si AMLO gana quiero verlos despues haber si estan muy orgullosos de haber votado por el.

JC Cortes dijo...

Es curiosa esa forma de pensar: AMLO quiere construir segundos pisos en todas las avenidas importantes. El analisis del trabajo del presidente puede ser más amplio que esto, o quedarse con la idea estúpida que AMLO es Chávez o concluir como astrólogo, que López Obrador es un "peligro" para México... si hay pruebas de esa visión catastrofista, ojalá pueda conocerlas porque soy lector de noticias, y por más que analizo la información no hallo fundamento en ese miedo que ha infundido el PAN... recuerda como Bush hizo una guerra con base en una mentira... hoy, Bush es un hombre, no sólo odiado por su pueblo, sino sin prestigio y señalado como un verdadero dictador. Yo no creo en la campaña panista del miedo.